¿Cómo se puede diagnosticar la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad ginecológica caracterizada por un crecimiento excesivo de lesiones fuera del revestimiento uterino. Enfermedad inflamatoria y crónica, afecta principalmente a mujeres en edad fértil. Sus síntomas impactan en la calidad de las mujeres afectadas. Aún hoy desconocido, su diagnóstico se realiza solo después de siete de la evolución de la enfermedad. Entonces veamos qué causa este retraso en el diagnóstico y cómo aún es posible romper el tabú sobre la complejidad de esta patología.

Endometriosis, una patología frecuente pero no reconocida

El desconocimiento de la endometriosis radica tanto en su complejidad como en las pocas certezas que tenemos sobre su origen y sus causas primarias. El hecho de que también se exprese en diversos síntomas, que varían de un paciente a otro, también dificulta su diagnóstico, mostrando un retraso de 7 años en promedio para evaluar con mayor precisión el tipo de endometriosis según la naturaleza y gravedad de los síntomas.

Una enfermedad frecuente pero aún mal diagnosticada

Fuente de vídeo:

Hay tantas endometriosis como pacientes con la enfermedad. El tipo depende del área afectada y la extensión de las lesiones o nódulos de endometriosis. Una enfermedad frecuente, en la mayoría de los casos (70%), la endometriosis parece bien aislada y superficial. Más allá de esta llamada etapa temprana, la enfermedad también puede evolucionar rápidamente, especialmente las lesiones están asociadas a una proliferación que afecta a varios órganos al mismo tiempo. Por tanto, es importante identificar y caracterizar clínicamente este desarrollo; La descripción precisa de cada fenotipo es fundamental para anticipar un manejo efectivo que incluya un diagnóstico confiable y un tratamiento con resultados duraderos. El hecho es, sin embargo, que el desarrollo de la inflamación es incierto y que un curso severo no es en absoluto sistemático u obligatorio. Por tanto, es fundamental examinar detenidamente los síntomas para saber realmente si se trata realmente de una endometriosis superficial o profunda, o más bien de un quiste ovárico endometriótico o incluso de una adenomiosis.

Diagnóstico y manejo de la enfermedad.

Dado que la endometriosis adopta muchas formas, el diagnóstico es igualmente complejo. Los exámenes clínicos juegan un papel importante en la estrategia terapéutica a implementar para tratar a las personas con la enfermedad y así prevenir su recurrencia y complicaciones. El proceso de diagnóstico de la endometriosis implica exámenes clínicos. Tiene como objetivo detectar la enfermedad para determinar un mejor manejo y tratar los síntomas.

Aquí hay un video que explica los síntomas, diagnósticos y posibles tratamientos para la endometriosis.

Fuente de vídeo:

El propósito del examen ginecológico, incluido el examen del fondo de saco vaginal posterior, es buscar los signos reveladores de endometriosis. Porque permite visualizar bien las lesiones gracias en parte al examen complementario de la vagina con el espéculo. Los especialistas en la enfermedad también la asocian con la palpación de nódulos en los ligamentos uterosacros o en el fondo de saco de Douglas.

Estos exámenes son de primera línea, como también es el caso de la ecografía pélvica o la resonancia magnética pélvica que se utiliza para detectar con la mayor fiabilidad la endometriosis. Algunos diagnósticos deben realizarse con precaución. El diagnóstico de endometriosis, por ejemplo; debe colocarse con cuidado para no ignorar la aparición de un tumor maligno. Por tanto, esta primera serie de exámenes permite detectar la endometriosis en función de los síntomas, ver los signos de localización, evaluar los signos de resistencia a un posible tratamiento médico y buscar una endometriosis pélvica profunda. En esta segunda fase (exámenes de segunda línea), se trata de determinar la gravedad de la endometriosis a partir del examen pélvico orientado, la resonancia magnética pélvica o la ecografía endovaginal. El aporte de esta información, a la vez diferente y complementaria, permite describir en profundidad la cantidad, como el tamaño de las lesiones y su localización anatómica. Los resultados de los exámenes realizados tienen como objetivo determinar el tipo de endometriosis que se sospecha y luego implementar una estrategia terapéutica eficaz.

En cuanto a la laparoscopia, por sí sola constituye un examen de referencia, sin embargo no debe aplicarse de forma sistemática. Al menos, ya no existe ninguna necesidad real de realizarlo cuando las imágenes obtenidas por los exámenes previos (resonancia magnética, ecografía) ya concluyen y confirman una endometriosis caracterizada por la aparición de quistes o lesiones profundas. La laparoscopia diagnóstica está más indicada para casos de sospecha de endometriosis, mientras que los exámenes preoperatorios no pudieron demostrarlo. Considerada, por tanto, como una operación quirúrgica, se enmarca en la implementación de una estrategia de manejo del dolor y los casos de infertilidad. En caso de lesiones profundas, también permite la realización de biopsias, así como una descripción detallada y precisa de la cavidad abdominopélvica, en función de las adherencias y los diferentes tipos de lesiones presentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *